live education

coisas de professor – educação e entretenimento

a verdade sobre a gripe A (H1N1)

Posted by J L em Julho 10, 2009

La repentina aparición de una gripe que afecta con virulencia a los seres humanos y cuya causa se achacó primero a los cerdos y luego decidió llamarse simplemente “A” fue presentada como algo tan grave que se anunció una posible pandemia capaz de causar millones de muertos si no se actuaba con premura. Una afirmación que el tiempo ha desmentido rápidamente. A nosotros, de hecho, lo que realmente nos ha llamado la atención es la cantidad de “casualidades” que rodean este asunto y comprobar lo fácil que resulta asustar a la población y modificar sus hábitos de vida gracias a la incomprensible actitud acrítica –una vez más- de la inmensa mayoría de los medios de comunicación. Cuando lo único constatado en este caso es que de nuevo hay implicadas algunas multinacionales farmacéuticas que, en plena crisis, se están haciendo de oro. Lo afirmamos: todo esto huele muy mal.

A finales de abril pasado los medios de comunicación de todo el mundo comunicaban al unísono que acababa de ser detectado un nuevo virus de la gripe –esta vez de origen porcino en lugar de aviar- capaz de provocar una epidemia que podía acabar con las vidas de millones de personas si no se actuaba con premura. Keiji Fukuda, director en funciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), llegaría a afirmar sin ruborizarse el 7 de mayo que “muy probablemente un tercio de la población mundial sufrirá la nueva gripe en el 2010”. Y se quedó tan ancho. Sin un sólo dato que avalase ese pronóstico. Posteriormente fuentes de la propia OMS asegurarían que esa estimación se basaba “en experiencias previas” recurriendo a explicar lo que pasó con la denominada gripe española para justificarse. Obviamente Internet se llenó de inmediato de preguntas sin respuestas –las que no se hacían muchos periodistas- sobre el cómo, el cuándo y el por qué de esta epidemia. Con lo que enseguida comenzaron a conocerse datos que, una vez unidos, apuntaban a que tal virus no podía ser natural sino creado artificialmente y difundido a propósito. Así lo denunciaron algunos científicos -a los que casi nadie quiso escuchar- entre los que se encontraba el conocido investigador Leonard Horowitz -master de salud pública en Harvard y autor del libro Virus emergentes: Sida y Ébola. ¿Naturaleza, accidente o intención? (1996)- quien en pocos días se convirtió en portavoz de una cada vez más extendida corriente de opinión que sostiene que el virus ha sido creado en algún laboratorio. Finalmente a los medios nos les quedó más remedio que contarlo cuando el científico australiano Adrian Gibbs -de 75 años- afirmó en una entrevista que las características genéticas del virus A/H1N1 hacen suponer que ha sido cultivado en huevos, método utilizado habitualmente en los laboratorios. ¿Y por qué esta vez se hizo caso a alguien que no comulgaba con la versión oficial? Pues porque se trataba de un científico con 45 años de experiencia en este terreno que participó en el desarrollo del antiviral Tamiflu -que pronto empezó a venderse como rosquillas a pesar de que no ha demostrado eficacia alguna- y formó parte del programa que ha trazado los orígenes del virus al analizar su huella genética. Eso sí, desde la OMS lo descalificaron de inmediato. En apenas unos días ya habían investigado tanto como para quitarle la razón. Inaudito para cualquier virólogo medianamente serio. Claro que la OMS está al servicio de la industria farmacéutica y no de los ciudadanos como en esta revista se ha denunciado hasta la sociedad.

VIRUS QUE VAN Y VIENEN
Quien por cierto debe saber bastante de la “nueva” gripe es el doctor James S. Robertson -bioingeniero líder en la producción de vacunas en Inglaterra y asesor de la Agencia Europea del Medicamento y del Centro para la Detección de Enfermedades estadounidense- porque Horowitz afirma que ayudó a la empresa Novavax a modificar genéticamente los virus de la gripe española (H1N1), la gripe aviar (H5N1) y la gripe porcina a fin de crear otro virus prácticamente idéntico al que comenzó su expansión por Estados Unidos y México bajo el nombre de Gripe A. Afirmación de Horowitz que está avalada por datos. Y es que Robertson tiene patentadas las técnicas genéticas para crear los virus H1N1 H5N1 y desarrollar las correspondientes vacunas para la empresa Novavax habiendo renunciado a cobrar royalties… hasta que estén en el mercado. Derechos que según Horowitz valdrían si finalmente se comercializaran cientos de millones de euros ya que los gobiernos se verían “obligados” a comprarla. No por una posible pandemia sino por la infodemia, es decir, por la epidemia de miedo creada por los medios de comunicación que han hecho una gigantesca campaña –gratuita- que sin duda sirve para animar a todo el mundo a que se vacune.
Además Robertson es jefe del Departamento de Virología del Instituto Nacional de Estándares y Controles Biológicos (NIBSC) del Reino Unido –entidad similar a los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) norteamericanos- y ya en una reunión del 2006 en la que se debatían los estándares de los virus de la gripe -dirigida obviamente por la OMS- se desveló que el NIBSC “estaba involucrado en las pruebas para la preparación de vacunas contra el virus de la gripe y la coordinación europea de selección de las cepas que se usarían para prepararlas”. Algunos participantes han revelado que miembros de la propiaAgencia Europea del Medicamento (EMEA) presionaron para que las farmacéuticas tuvieran en cuenta posibles pandemias e invirtieran en vacunas bajo el paraguas de “modelos de documento”, sutil forma de llamar –para despistar según Horowitz- a “los virus de la gripe diseñados mediante bioingeniería” conocidos también como “biosimilares”. Horowitz añade que la EMEA ha llegado a establecer “cuotas” para la producción de vacunas y así estimular a las farmacéuticas a que inviertan en “biodefensa”.
Es más, el 27 de abril del 2006 Robertson declaró públicamente que estaba a favor de “preparar a la población mundial para la inminente propagación de virus mediante la creación de biosimilares”. Y lo manifestó en una publicación -en colaboración, ¡cómo no!, con la OMS- en la que alertaba de que había que hacerlo “antes de que la pandemia llegue al Reino Unido u otros países”. Lo singular es que el link a esa información no sólo fue pronto bloqueado sino que bloqueaba el navegador.
Cabe agregar que la aparición del virus de la “gripe A” ha permitido afortunadamente conocer un trasiego de virus y vacunas por el mundo que nadie hubiera sospechado. Un mes antes de la alerta –concretamente el pasado 5 de marzo- la web independiente norteamericanaPrisonplanet.com ya denunciaba por ejemplo el comportamiento oscurantista del laboratorioBaxter Internacional. Resulta que esta empresa -con sede en Illinois (EEUU)- fue sorprendida por el Laboratorio Nacional de Microbiología de Canadá enviando virus de la gripe aviar mezclados con material médico de vacunación ¡a distribuidores de 18 países! El “error” fue tan grave que las muestras contaminadas llegaron a Alemania, Austria, Eslovenia y la República Checa haciendo que los periódicos de este último país no dudaran en preguntarse “si no estaría tratando ese laboratorio de crear una pandemia”. En un artículo firmado por Paul Joseph Watson para Prison Planet este periodista se preguntaba: “¿Cómo puede esa empresa haber mezclado accidentalmente virus de la gripe aviar H5N1 -una de las más mortíferas armas biológicas de la Tierra con un 60% de tasa de muerte- con material de vacunación?”

para continuar a ler clique  aqui

Deixe uma Resposta

Preencha os seus detalhes abaixo ou clique num ícone para iniciar sessão:

Logótipo da WordPress.com

Está a comentar usando a sua conta WordPress.com Terminar Sessão / Alterar )

Imagem do Twitter

Está a comentar usando a sua conta Twitter Terminar Sessão / Alterar )

Facebook photo

Está a comentar usando a sua conta Facebook Terminar Sessão / Alterar )

Google+ photo

Está a comentar usando a sua conta Google+ Terminar Sessão / Alterar )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: